Novedades

CONSTRUYENDO DIFERENTE Segunda entrega

Paneles de EPS con Hormigón Proyectado

Los elementos componentes de la tecnología consisten en paneles conformados por placas de EPS (Poliestireno expandido) vinculados a mallas electrosoldadas de acero de alta resistencia unidas entre sí mediante conectores que atraviesan la placa. Las cualidades del Poliestireno Expandido son conocidas y es oportuno resaltar la capacidad aislante térmica como portadora de esa propiedad. El acero y el hormigón completan el conjunto en una combinación que responde de manera adecuada frente a las prestaciones ofrecidas por las alternativas tradicionales.

Tipos de paneles

Los elementos componentes de la tecnología son presentados bajo la forma de paneles planos rectangulares de ancho útil 1,20 m y de altura variable según la necesidad del proyecto, pudiendo alcanzar hasta 6 m., siendo en ese caso importante tener en cuenta la disponibilidad de medios para su manipulación en obra.

Se dispone de ellos en espesores desde 4 cm (al que sumando los 6 cm de mortero cementicio genera paredes de 10 cm). Los paneles pueden ser cortados y ensamblarse sin límite, pueden generar superficies de cerramiento estructural de cualquier forma y medida.

Se pueden enumerar como ventajas:

  • Mayores economías

Basada en el menor costo directo (materiales, mano de obra y uso de equipos) y permite mayores niveles de producción con cuadrillas similares a las tradicionales.

  • Flexibilidad arquitectónica

La facilidad de adaptación de los paneles permite la materialización de cualquier proyecto de arquitectura y el ajuste a cualquier forma de envolvente geométrica.

Pueden ser curvados, calados, inclinados, cortados y empalmados sin absolutamente ninguna complicación permitiendo compatibilizar las más diversas formas de expresión arquitectónica.

  • Compatibilidad constructiva

Es un sistema abierto que permite la combinación del sistema con otros materiales de construcción.

Forma de Montaje

Para anclar al suelo el sistema se utiliza una fundación continua, es decir una platea de espesor determinado por las cargas y condiciones del suelo, que ronda los quince o veinte centímetros de espesor, según calculo. En ella se insertan los “pelos” de anclaje que la vincularán a los paneles a cuya malla serán anclados.

Los paneles configuran el elemento portante fundamental y vinculado entre sí, mediante la sencilla operación de vincular las mallas de acero que los componen, lo que va generando las superficies correspondientes a paredes, losas y cubiertas del proyecto a ejecutar. Esta operación se puede realizar con grapadoras neumáticas, manuales o simplemente con el tradicional método de armado con alambre y tenaza.

Las cañerías de las instalaciones son colocadas inmediatamente de montados los paneles y luego de ser marcado su recorrido en las paredes y simplemente con una pistola de aire caliente se genera la canaleta que las albergará.

La colocación de los marcos o premarcos pueden vincularse al panel montado con las acostumbradas grampas, ya sea anclándolas a la malla o fijándolas al panel con mortero cementicio. Alternativamente, y según convenga al programa de obra, pueden ser colocadas después de haber revocado los paneles.

Asegurados los plomos, las líneas, las escuadras y colocadas las instalaciones y mallas de refuerzo, se procede a la aplicación del mortero cementicio sobre los paneles. Esta tarea se ejecuta en dos pasadas y se aplica o bien con revocadoras manuales y compresor de aire o con revocadoras continuas en las obras en las que se justifique su utilización.

Los principales recaudos operativos a tener en cuenta durante esta tarea son el  mantenimiento de la correcta dosificación y la observancia del curado necesario en las superficies revocadas, reduciéndose este a mantenerlas húmedas durante el tiempo necesario.  La segunda mano se reglea contra las fajas colocadas ex profeso, con lo que la  superficie queda apta para recibir cualquier tipo de terminación, pudiendo peinarse de la forma acostumbrada para colocar revestimientos cerámicos, alisarse con mezclas apropiadas para la ejecución de enlucidos tradicionales, acrílicos o plásticos o cualquier otra variante que el proyecto indique, adaptándose fácilmente las reglas de cada oficio a las exigencias de terminación.

La ejecución de las losas se realiza del mismo modo que el de los paneles de paredes. El montaje de los paneles requiere de un apuntalamiento menor con respecto a las losas tradicionales, con las que sí comparte la necesidad y las técnicas de contraflechado.

Para el colado del hormigón de losas es recomendable la proyección de su superficie inferior en un espesor que apenas alcance para rigidizar los paneles. Seguidamente se procede al volcado de la capa de compresión, de hormigón tradicional para su rápida distribución. Una vez desapuntalada la losa (no antes de los siete días), se termina la proyección inferior hasta alcanzar los espesores recomendados.

Una vez curados y tratados adecuadamente los paramentos proyectados, la obra continúa de acuerdo al proyecto, ejecutándose los enlucidos, la colocación de revestimientos, artefactos, carpinterías, impermeabilización de cubiertas y demás elementos de terminación.

 

Esperamos su Comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.